Mi puerta se abre sola, ¿cómo puedo conseguir que no se abra?

Si tus puertas son propensas a abrirse sin intervención humana, podrías sentir un escalofrío en la columna vertebral. Pero antes de llamar a los investigadores paranormales, debes verificar la causa. Lo mejor es que existen soluciones para hacer que tu puerta no se abra sola. Si vives en A Coruña o alrededores, en Anxo Cerrajero nos encargamos de ello.

Siempre es inquietante cuando una puerta se abre sola. Es por eso que tantas películas sobrenaturales incluyen una puerta chirriante que se abre sin ninguna razón aparente. Es como una abreviatura cinematográfica de que algo anda mal dentro de una casa.

¿Por qué tu puerta se abre sola?

Si no es un fantasma abriendo la puerta, ¿qué está causando que la puerta se abra sola? Hay una variedad de causas no espeluznantes y, afortunadamente, todas son bastante simples de solucionar y pueden involucrar un poco de bricolaje. El encuadre incorrecto, las paredes desalineadas que no están a plomo y los pisos desiguales podrían ser los culpables.

Primero, debes buscar las soluciones más simples. Tu puerta errante podría deberse simplemente a una corriente de aire. ¿Hace viento afuera? ¿Hay alguna forma de que el viento entre en tu casa? Deberías poder sentirlo si este es el caso.

¿Por qué tu puerta se abre sola?

Encuentre por dónde está entrando la corriente de aire y séllela, incluso si es solo cerrando las cortinas sobre las ventanas que hacen ruido o asegurando la cinta aislante. En otras ocasiones, los problemas pueden venir por las bisagras, que se pueden soltar o desalinear.

¿Cómo hacer que la puerta de tu casa no se abra sola?

Si no puedes manejar el problema por tu cuenta o no sabes cómo hacer que tu puerta se abra sola, Anxo Cerrajero es tu experto para A Coruña y alrededores. Sé todo sobre las puertas y cómo sacarles el máximo partido.

Desde un consejo general hasta una solución profesional, llámame y estaré encantado de ayudarte. Los años de experiencia como cerrajero te garantizan el mejor tratamiento, y a tu puerta también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *